28.9 C
Cauquenes
InicioUncategorizedLas cuatro cuencas estratégicas de Chile que ya enfrentan conflictos por la...

Las cuatro cuencas estratégicas de Chile que ya enfrentan conflictos por la gestión del recurso hídrico

¿De qué trata esta iniciativa?

Analizar la crisis hídrica que enfrenta Petorca o lograr proyectar cuándo la Región Metropolitana se enfrentará a la escasez total de agua, son parte de las interrogantes que se plantea un equipo de investigadores formado por profesionales de la Universidad de La Frontera, la Universidad de Chile y del Centro de Investigación del Clima y Resiliencia (formado por la Universidad de Chile, la Universidad de Concepción y la Universidad Austral). 

¿Qué cuencas se están analizando?

En detalle, el equipo de profesionales se encuentra analizando cuatro cuencas del país, cada una de ellas con un problema diferente asociado al manejo del agua. En primer lugar, siendo una de las más críticas a nivel nacional, está la cuenca del río Petorca, región de Valparaíso, la que fue escogida por la crisis hídrica a la que está sometida la zona, donde hay habitantes sin acceso a agua potable. Ello, en un contexto de cuestionamientos ciudadanos por la disponibilidad que tienen plantaciones de paltos en la localidad. 

En segundo lugar, los investigadores están estudiando la cuenca del río Mapocho en el sector de Los Almendros. Según detallan los profesionales, fue considera por el rol relevante que tiene para la región Metropolitana. “La escogimos porque abastece de forma importante de agua potable a la RM. Queremos ver cómo está evolucionando el agua y cuándo se debería ver enfrentada esta cuenca al ‘día cero’, es decir, ver si podríamos quedar sin agua en la región”, explica el director del proyecto e investigador de la Universidad de La Frontera, Mauricio Zambrano.

¿Hay alguna en el Maule?

En la zona sur, se eligió a la cuenca del río Cauquenes, ubicada en la cordillera de la Costa de la Región del Maule, donde se vive un conflicto entre plantaciones forestales y bosque nativo. En ella, el equipo de profesionales quiere dilucidar cuál es la influencia de las plantaciones forestales en la cantidad de agua disponible y si esa situación podría cambiar en caso de reemplazarla por bosque nativo. 

Por último, en la región de La Araucanía, se está analizando la cuenca del río Trancura. “La escogimos porque el sector de Catripulli, que está un poco antes de la localidad de Llafenco, se inunda constantemente, casi todos los inviernos, lo que ocasiona el cierre del camino internacional que viene de Argentina. Entonces, acá el problema a estudiar no es la falta de agua, sino que cómo manejar las inundaciones”, comenta el director.

¿Cómo se trabaja con China?

Este trabajo se enmarca en un proyecto de cooperación internacional, al alero de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo –ANID-, con la Universidad de Sun Yat-Sen de China, en el cual se busca generar un modelo matemático que permita proyectar los próximos episodios críticos en las cuatro cuencas del país. Así, esperan proponer alternativas de manejo del territorio basadas en la naturaleza, es decir, sin involucrar la construcción de infraestructura para enfrentar los impactos del cambio climático, como sequías o inundaciones. 

En el caso de China, los investigadores monitorean tres cuencas en su país: Lechangxia, Baipenzhu y Bujihe. La investigación se realiza en conjunto con la idea de aplicar modelos matemáticos en cuencas de ambos países a modo de poder tener un enfoque común para enfrentar los problemas hídricos en Chile y China.

“Nosotros sabemos que para Chile se proyectan sequías, inundaciones, aumento de temperatura, distintos cambios de uso suelo, entonces queremos saber qué impacto tendrá esto en los caudales que van circular en distintas partes del país”, detalla el director del proyecto.

¿Han avanzado en la investigación?

Asimismo, adelanta ya han recopilado la información hidrometereológica (precipitaciones, caudales, temperaturas mínimas y máximas) de las cuatro cuencas y que terminaron el desarrollo de un algoritmo de calibración multi-objetivo, que permite, por ejemplo, lograr que un modelo hidrológico no solo reproduzca los caudales, sino que pueda reproducir la humedad del suelo, o la evapotranspiración.

La investigación, que se desarrollará entre 2020 y 2023, cuenta con un presupuesto de cerca de $200 millones entregado por la ANID y ya desarrollaron un sitio web para poder monitorear y disponibilizar la información de cada una de las cuencas para todos aquellos que lo deseen. 

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here